CENITAL investiga a partir de un plano Nadir las teorías de la sujeción y la noción de perspectiva, revisando el paradigma de la visión y atravesando el lenguaje fotográfico para salir de él. Agrupa tres piezas (una imagen, una caña de 10 metros y dos sillas de camping) que exploran la narrativa a la que da pie la búsqueda de un lugar de referencia, cuando se busca un nexo entre dos o más cosas para establecer una relación, esto es; conocer.

La caña y la imagen señalan una dirección sin un allí, carentes de un lugar al que llegar, te invitan a recorrer, en un movimiento hacía arriba, un afuera que a veces encarna el peso de una promesa generacional, otras veces un vaivén ligero, el aire de color azul, un alivio. El gesto través del cual se formalizan ambas piezas te invita a levantar la mirada, a salir de los marcos de sentido (literales simbólicos) del contexto en el que se establecen los códigos del lenguaje artístico que ofrecen una experiencia determinada del objeto.

Las sillas, en este sentido, no fueron nombradas como una obra de arte (hasta el galerista desconocía esta intención) y en algunos casos pasaban desapercibidas por su función utilitaria y en otro casos la relación con este objeto se articulaba desde el extrañamiento a causa su descontextualización. En cualquier caso, las sillas ofrecen al espectador un lugar desde el cual mirar, un punto de vista, una experiencia de distanciamiento que
advierte y señala la mirada del que mira invitándonos a cuestionar la posición central, individual y en primerapersona del paradigma de la visión.